Tagged: orissa

Ola Julén

Me interesé rápidamente por la obra de Ola Julén cuando vi que aparecía citado por la gran mayoría de nuevas voces suecas en la literatura de los ’00 y los ’10. Y es que estamos delante de un uno de esos poetas que, trágicamente, combina una obra suicida y desesperada con una vida abrupta y corta.
Nació en 1970 en Estocolmo. Tiene una infancia y adolescencia fuertemente marcada por la literatura ya que su padre, Bjorn Julén, es un poeta y crítico literario y decidió estudiar Literatura Comparada en la Universidad de Estocolmo. En 1999 publicó Orissa en una pequeña editorial llamada Ink Förlag tras ser rechazado por los principales editores. En 2002, se imprime la segunda edición de Orissa en la que se incluye su segunda y última obra 400.
Sus poemas son minimalistas. Cada página contiene máximo un par de líneas y con su sencillez estilística atentan contra las expectativas de lo que la literatura debe y puede ser. Su sencillez estilística se nos hace directa y cercana, quizás porque sabemos que ese fracaso en la palabra se revierte sobre el fracaso de su significado. Cada frase es un desgarre existencial, transmite la desesperación humana, la soledad, el auto-odio. O quizás es simplemente que esa sencillez estilística la concebimos como una herramienta de autoafirmación del poeta. La potencia de sus frases recae en que nosotros, los lectores, las aceptamos como experiencias sinceras y verdaderas hacia un entorno siempre doloroso. Sabemos que en esa síntesis lingüística hay el dolor y el aislamiento de la mano que las escribe porque se palpa a cada página.
Tenía 42 años cuando murió el año pasado. Orissa y 400 han sido traducidos al danés por la editorial Basilisk. Su muerte conmocionó el entorno literario nórdico y se hicieron recitales en su honor. Tal como iniciaba esta recensión, la nueva ola de poetas tanto en Suecia, Noruega como Dinamarca, lo ha tomado como autor de culto. Todo apunta que sus predecesores lo construirán como mito.

Algunos poemas:

«Det är en smärta som inte går att tala om.»        «Es un dolor del que no se puede hablar»

«Jag började i förtvivlan                                               «Empecé en la desesperación
Och min förtvivlan fortsätter.»                                     y mi desesperación continúa.»

«Det krävs inga ögon för dessa meddelanden.»   «No se requieren los ojos para estas notas.»

*Supervisión de traducción por Rubén